La Oficina de Turismo de Arévalo está situada en el interior de la Puerta del Arrabal o Arco del Alcocer. Este acceso a la Plaza del Real fue el principal punto de entrada a la antigua villa de Arévalo. En esta comentada plaza se encontraban hasta 1976 las casas reales de los Trastámara, levantadas desde el reinado de Enrique II y ampliadas durante el reinado de Juan II. Se trata de la única puerta que ha sobrevivido al transcurso del tiempo junto con la que quedó oculta en el interior de la torre del homenaje del Castillo de los duques de Arévalo. El resto de las puertas documentadas (Adaja, Arevalillo, San Juan y San Martín, además de los postigos menores de San Miguel y de la Garbanza) desaparecieron a lo largo de la Edad Moderna y, fundamentalmente, a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Al igual que el resto del recinto amurallado, especialmente en su parte sur, la construcción se retrotrae al menos al siglo XII, momento en que la villa vive la urgencia de una mejor defensa fruto de las invasiones almorávides (primera mitad del s. XII) y almohades (segunda mitad del s. XII y principios del s. XIII), además de la división y conflictos entre los reinos de Castilla y León (entre 1157 y 1230). En la construcción de la cerca participó en gran medida, al igual que en las iglesias y puentes, el excedente de mano de obra musulmana llegada a estas tierras huyendo de los rigores de las comentadas invasiones bereberes africanas para acogerse a las ventajas del territorio de realengo del sur del Duero, la Extremadura castellanoleonesa.

Los materiales de esta puerta, al igual que el resto de los lienzos, se basan en el uso del ladrillo, la cal y el canto, especialmente de piedra rajuela, en estilo eminentemente mudéjar, con gran alfiz sobre el arco y friso de ladrillo en esquinillas de cara a la Plaza del Arrabal. Originalmente este arco y los otros dos que tenían su salida al sur (puerta de San Martín o San José en la esquina con el río Adaja, y la puerta de San Juan o del Sol hacia el río Arevalillo), estaban precedidos de otro muro o barbacana a base de piedra rajuela y cal, de menor altura, que aún se conserva en el interior de algunos edificios de la Plaza del Arrabal. Aquel muro o barbacana, a su vez, lindaba con la depresión del foso o cava que defendía Arévalo de río a río, permitiendo una mayor defensa por su flanco más débil y llano. La vigilancia de esta puerta, como el resto, recaía en mano de los 5 linajes nobiliarios de la villa (Montalvo, Verdugo, Briceño, Sedeño y Tapia) hasta el inicio de la modernidad, momento en que otras nuevas importantes familias comienzan a turnarse para su tenencia.

Los reparos y reformas fueron constantes a lo largo del tiempo, siendo importantes la situación de la nueva Casa del Concejo en 1519 o la construcción de la nueva cárcel en 1542 sobre el adarve defensivo de la torre-puerta. Aquella obra ordenada por el concejo hizo desaparecer el almenado original y primitiva cubierta, albergando las celdas. Tras décadas de uso como prisión y lugar de reunión del ayuntamiento, hoy aloja la sala de actos y exposiciones temporales del Ayuntamiento, la Oficina de Turismo y el Centro de Interpretación de la Naturaleza.

Detalle de la Oficina de Turismo:

Horario:

  • Martes a viernes, de 10:00/14:00-16:30/19:00
  • Sábados, de 10:30/14:00-16:30/19
  • Domingos, de 11/14 hrs

Telefono: 920 30 13 80

Galería de imágenes

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Hermanada con

  • Ville d'Autun
    ...

Próximos eventos

Sin eventos

Oficina de Turismo

Oficina de Turismo de Arévalo
Arco del Alcócer s/n
920 30 13 80
turismo@arevalo.es